El ruso Kovalev no pudo escapar de Las Vegas ante “El Hijo de Dios”.

(Foto: Tom Hogan-Hoganphotos-Roc Nation Sports)

Andre Ward tiene una mentalidad solida de triunfo y ha demostrada a lo largo de su carrera en el ring ganando el oro en las olimpiadas del 2004 después de apilar 115-5 como amateur, demostró ser el más fuerte y audaz durante un torneo ante la crema y la nata de la categoría supermediana en la cual paso escoba y a sus 33 años acaba de obtener su victoria número 32 ante Sergey Kovalev quien hizo campaña por una revancha ante el veredicto que pensó debería haber sido a su favor con los cinturones AMB/FIB/OMB de la división de semi mastodontes.

Pero de nuevo asomó la controversia porque el ruso al perder por nocaut en el octavo asalto dijo que no sabe porque el referí detuvo la pelea y aparte que estaba siendo acosado por golpes bajos a diestra y siniestra, las apuestas estuvieron a favor de Ward por casi dos a uno y “El Triturador”  que se quejo de que Andre es un peleador con artimañas malas y ahí si le da el crédito de ser un campeón con una nube de suerte que lo cobija a sol y sombra.

Como en la primera pelea Sergey entró con ganas de hacer valer su ley  y los tres jueces le dieron los dos primeros asaltos pero Andre no se achicopalo para nada y mantuvo la calma hasta en cierta manera dar el tiro por la culata y la mayoría de los presentes coreaban ruidosamente el mote de ¡SOG! Que en cristiano es “Hijo de Dios” que puso el sanseacabó en el octavo asalto en una riña que si se iba a las tarjetas oficiales iba ser una réplica de la primera por cerrada.

Ward opino que fue buena pelea hasta que duro y dijo que nada se le ha dado a lo fácil, que todo lo bueno, lo malo y lo diferente es todo un proceso al cual siempre se acata a conciencia.

Y durante lo asaltos medianos Ward estaba cerrando con golpes a quemarropa y claro con su estilo de disparar y forzar el amarre mientras que el ruso se agachaba.

En el séptimo asalto Kovalev se dolía de golpes más al sur de la tolerancia pero el referí ignoro su plegaria aunque la plática de la noche fue precisamente sobre el tema de golpes bajos.

Pero en realidad Andre Ward sigue siendo el monarca con más credenciales a pulso de ser el mejor libra por libra del momento y sin chapuza.

Ward dice que está listo para usurpar la categoría crucero para seguir haciendo historia.

JAIME ESTRADA [email protected]

Deja un Comentario